Aumento de licencias en la TDT

El aumento de licencias en la televisión digital terrestre española no ha supuesto ninguna aportación ni innovación al lenguaje audiovisual. El número de canales que ahora vemos en abierto en nuestros televisores ha aumentado considerablemente en el último lustro, pero todo ha sido una oportunidad perdida para aportar valor y contenido.tdt

Las nuevas frecuencias, en la mayor parte de los casos, únicamente han servido para que los grupos mediáticos viertan en ellas todas las series que tienen en propiedad y ya nunca podrían volver a emitir en sus canales punteros. Estos canales se han convertido en una especie de vertederos en los que depositar contenidos ya cumplidos para intentar sacarle una mínima rentabilidad, ya sea económica o simplemente rentabilidad indirecta a través del prestigio del grupo por tener más canales en funcionamiento.

Las reposiciones, repeticiones y programas en diferido son la tónica imperante. No obstante, también hay canales temáticos cuya aportación a una televisión de calidad es prácticamente inexistente. Algunos están orientados hacia el público masculino, pero llevan su búsqueda del público objetivo hasta el estereotipo más simple; el hombre aparece como amante de los coches, de la mecánica, de la fuerza bruta.

Por otra parte, canales como Divinity están más enfocados a las mujeres, pero también en forma de arquetipo o estereotipo poco elaborado. La decoración de interiores, la pulcritud del hogar, la moda más frívola o los trajes de boda conforman el imaginario femenino de la cadena. A todo ello hay que sumar la importación de programas estadounidenses de muy baja calidad que contaminan aún más el pobre discurso de estas televisiones.
La TDT sí ha cambiado por completa la programación de las televisiones. No hace tantos años era usual ver en las mañanas espacios dirigidos a los niños y series de dibujos animados. Ahora, los programas infantiles han salido de las cadenas clásicas para quedar acotados en las temáticas, como es el caso de Boing, Disney Channel y Clan.