Television

Seinfeld, las carcajadas más inteligentes

Hacer reír es difícil, mucho más que hacer llorar. Esto suelen decir a menudo los cómicos, pero también respaldan esta teoría por lo general muchos actores e intérpretes dramáticos. Es harto complicado disponer de un buen guión, libreto o monólogo que arranque sonrisas del respetable público. También es cierto que los gags, chistes o bromas ingeniosas tienen que caer en buenas manos, para que así puedan realzarse las gracias y no quedar destrozadas por el poco brío de quien las menciona.

Muchas series televisivas han aparecido en los últimos años con la pretensión de hacer reír: Cómo conocí a vuestra madre, Modern Family o The Big Bang Theory son algunos ejemplos. Sin embargo, en ocasiones –no siempre, por supuesto- sus guiones pueden llegar a ser previsibles y a recurrir a ese chiste fácil que siempre acaba triunfando.

Para toparnos con un arquetipo más puro del humor inteligente e ingenioso debemos retrotraernos hasta la década de los noventa -1989 fue el primer año en que se emitió-. Allí encontraremos las brillantes plumas de Larry David –David también escribió la hilarante y compleja Curb Your Enthusiasm- y Jerry Seinfeld, maestros absolutos del humor.

Jerry Seinfeld se interpretaba a sí mismo, dando rienda suelta en el guión a la caricatura ficcional respecto a la realidad. Seinfeld encarnaba a un monologuista, lo que daba pie a multitud de reflexiones en voz alta repletas de ingenio, de crítica mordaz, de disección de la rutina y de análisis de la condición humana, todo ello pasado por un tono de comicidad e hilaridad absoluta.

El hecho de que el personaje de Seinfeld viviera aventuras junto a su ex novia –Elaine-, convertida ya en íntima amiga, también aportaba muchísimo juego cómico a la serie. El vecino irreverente, extraño e inquietante –Kramer- y el mejor amigo de Jerry, George Costanza, acaban por dibujar ese cuadrado perfecto que se encargaba de retratar la rutina de la clase media de Estados Unidos de una manera magistral e insuperablemente divertida.

Gol vuelve a la Tdt

Tras un tiempo fuera de las pantallas, Gol vuelve como canal deportivo a la Tdt español. El mismo viene a ocupar el espacio que venía ocupando el canal 13 tv hasta la migración del mismo al nuevo canal que le fue concedido en la última subasta de canales de Tdt que ha tenido lugar este mismo año 2016

Si nos centramos en el nuevo canal Gol, tenemos que decir que este canal no será de pago, sino que en principio ha sido creado como un canal deportivo totalmente gratuito, el cual ofrecerá contenidos deportivos de todo tipo, es decir que no solo se centrará en contenidos de fútbol, los cuales serán minoritarios en esta ocasión.

De momento podemos ver como el canal está emitiendo en pruebas algunos contenidos, pero se espera que antes de septiembre el mismo de un paso más y comience a emitir contenidos de calidad.

El primer evento deportivo que ha televisado este canal ha sido el campeonato de baloncesto mundial de sub 18 de 3×3, el cual se está celebrando en Kazajistan. Este campeonato será uno de las muchas retransmisiones que este canal realizará a través del nuevo canal en abierto, recordando que los contenidos irán a más según se vaya evolucionando el canal.

Por otra parte, esperamos que este canal pueda ofrecer una gran variedad de deportes que hasta el momento no tenían cabida dentro de la tdt o incluso de los canales de pago. Es decir que podremos disfrutar de deportes minoritarios, pero los cuales son realmente interesantes.

A su vez, tenemos que añadir que se espera que este canal sea el encargado de emitir el partido libre de cada jornada de fútbol, aunque para confirmar esto tendremos que esperar hasta el comienzo de la liga, momento en el cual se nos indicará si este canal emitirá o no el partido en abierto de cada jornada.

Canales temáticos de televisión en España ¿Son rentables?

No hace muchas décadas, las posibilidades de elección dentro de las programaciones televisivas eran limitadas. Solo existían canales generalistas y, en algunos países como el caso de España, tan solo dos y de carácter público. La entrada de las televisiones privadas fue un hecho relevante en la historia de los medios audiovisuales, aunque parece que pronto la demanda del público fue creciendo, la legislación cambiando y así se fueron abriendo paso otro tipo de canales, los canales temáticos.

Hoy en día resulta casi imposible recordar el infinito número de canales que se pueden sintonizar en cualquier televisión. Muchos de ellos son temáticos, y al decir temáticos hablamos de todo lo que se pueda imaginar, desde los más clásicos destinados a sectores femeninos o infantiles a otros cuya programación solo ofrece series o deportes o los de temática exclusivamente religiosa.

En abierto o de pago la oferta es inmensa. Algunos de los canales se han hecho un hueco destacado entre el público: Neox o Disney Chanel para el público infantil, Divinity para el femenino, Discovery Max para un público más variado interesado en documentales de todo tipo o Teledeporte para los fanáticos de las más variadas disciplinas deportivas. Pero hay muchos más: Canal Cocina, Canal de Historia, Paramount Comedy…

Con tanta oferta cabe preguntarse si realmente son rentables este tipo de canales. Y muchos lo son, pero no estrictamente en el aspecto económico. Cierto es que la publicidad es importante y la aparición de nuevos canales puede suponer una menor porción del pastel. Pero hay que tener en cuenta un valor que a veces pasa desapercibido: el poder que da el dominio de las frecuencias.

Cualquier gran grupo audiovisual lo que desea es, por un lado, tener una buena cuota de mercado y, por otro, copar el mayor espectro posible. La adjudicación de canales se ha convierte así en una auténtica lucha. Y es que la fuerza de algunas empresas se mide también en el número de canales de televisión que posee.

La invención de la televisión

La invención de la televisión como un medio de comunicación audiovisual para el entretenimiento y la información necesaria que necesita toda la población en general, ha sido uno de los mejores inventos creado por el hombre a pesar de ser perjudicial en muchas ocasiones por la transmisión de algunos programas no aptos para niños y adolescentes, sin embargo es una idea que ha revolucionado sin duda alguna la transmisión de la información a nivel nacional e internacional, con el propósito de mantener informada a la población de todo lo que acontece en el mundo, ya sea en materia de salud, arte y espectáculo y temas de política que es de importancia para todos.

Historia de la televisión

Seguramente te has preguntado ¿Quién fue el creador de la tv? Pues es una pregunta que muchos se han realizado, pero que muy pocos responden al objetivo en cuestión por falta de conocimiento, pero este artículo fue creado especialmente para ti, para que tengas la oportunidad de conocer la invención de la televisión.
Fue en el año 1925 cuando John Logie Baird, un ingenioso e inteligente ingeniero, natural de Escocia, quiso desarrollar un dispositivo que fuese capaz de reproducir imágenes además de sonido; Su idea la basó en la unión de un dispositivo mecánico y un elemento fotoeléctrico, donde la luz que percibía era transformada en grandes impulsos eléctricos.
Más tarde, Vladimir Zworykin en el año 1931, fue el creador de la televisión electrónica, dando a conocer una mejor visualización de las imágenes, utilizando el inoscopio como elemento principal, el cual era capaz de transformar las imágenes en señales electrónicas y fue así de esta manera que surgió la invención de la televisión.

La televisión a color

La televisión a color surgió en el año 1970, ofreciendo una mejor calidad y nitidez de la imagen, por lo que este invento tan innovador se expandió de tal manera que produjo una evolución con respecto al desarrollo de la tecnología, tanto que hoy por hoy es posible la visualización de diferentes programas en cualquier país del mundo, pero no solo eso, sino que para los que no tienen internet existe el teletexto, donde puedes encontrar noticias, resultados deportivos, solo has de moverte por las páginas que el teletexto te ofrece. Gracias a la invención de la televisión podemos disfrutar desde la comodidad nuestro hogar una cantidad innumerable de canales con diversidad de programaciones en donde se es capaz de aprender y entretener desde los más chicos hasta el más grande de la casa.

Canal Plus ahora es #0

Movistar+ ha vuelto a dar un giro a la televisión de pago en nuestro país, y lo ha hecho ofreciendo una programación innovadora y de calidad y apostando por dar un giro a la tecnología audiovisual más tradicional. El clásico Canal Plus ha recibido el abrazo acaparador de Telefónica, que ha heredado buena parte de sus contenidos y espacios pero que ha decidido ir más allá, ofreciendo un amplio y variado catálogo de series televisivas y de deportes.
Una de las pócimas para remozar el viejo Canal Plus en este 2016 ha sido la creación de un nuevo canal, llamado #0. El intento por conformar en esta frecuencia un conjunto de retransmisiones atractivas para el abonado ha originado que grandes figuras televisivas se sumen a este carro, como es el caso de Andreu Buenafuente, que anda de nuevo activo con un espacio nocturno que se titula ‘Late motiv’. El formato del programa de Buenafuente es similar al que ya le hiciera triunfar en Antena 3 y La Sexta, con una mezcla de humor, entretenimiento y entrevistas que intentan limpiar un poco de basura en la escaleta de cada día.#0

Figuras tan conocidas del cine y la televisión como Quim Gutiérrez, Hugo Silva y Eva Hache coincidirán en el programa Web Therapy, guiado por el buen hacer de los tres, en el cual pues se verán situaciones tan variopintas como un torero vasco que se hace protector de los animales que quiere dedicarse a la compraventa de limones. Para sacar a pasear el bisturí de análisis político y dotar de prestigio a #0, periodistas tan reputados como Jon Sistiaga o Iñaki Gabilondo pondrán su imagen y su palabra al servicio de Movistar+.

Movistar+ también hereda uno de los grandes tesoros de culto de la televisión en España, las retransmisiones de la NBA. Esta es la única vía para seguir en las madrugadas españolas la lucha por el anillo, la única forma de disfrutar con el baloncesto de estrellas norteamericanas como Stephen Curry, Kevin Durant, Lebron James o Russel Westbrook. Y todo ello, acompañado por un equipo de comentaristas que realza el producto NBA en nuestro país.

Telemadrid y su enorme agujero

El modelo de negocio de las televisiones públicas es un debate eterno que parece estar siempre sobre la mesa. El extremo despilfarro realizado por Telemadrid en contratar los servicios de presentadores como José Luis Garci, Fernando Sánchez dragó, Isabel San Sebastián o Hermann Tertsch vuelve a sembrar dudas acerca de la utilización de estas emisoras, que por regla general suelen mostrar una línea editorial tendenciosa y propensa a favorecer al Gobierno que la administra –en el caso de la Comunidad de Madrid, responsabilidad del Partido Popular-.

telemadridLa otra cara de estos dispendios son los recortes y despidos en personal de trabajo, por lo que se prescinde de buenos profesionales del audiovisual a favor de inflar el sueldo de caras conocidas y afines a la formación política que intenta orientar a la opinión pública con sus contenidos.

En el caso andaluz, la sombra sobre la hipotética cercanía de los contenidos de la Radio Televisión de Andalucía con el Partido Socialista Obrero Español ya dura lustros. Algunos espacios de Canal Sur Radio, por ejemplo, se convierten en el boletín oficial del partido que controla la emisora. La falta de pluralidad en algunos programas de la RTVA contrasta con la aportación social y cultural de este ente público, que ha contribuido en los últimos veinticinco a derribar las barreras entre las ocho provincias de la comunidad y a vertebrar puntos de entendimientos entre diferentes partes de la región.canal sur

Las corrientes de opinión próximas al liberalismo abogan por privatizar los medios autonómicos que aún son públicos. Lo paradójico de algunos personajes que sostienen esta posición es que han sido ellos mismos los que han cobrado cantidades estratosféricas de estas mismas cadenas, lo que les resta credibilidad. Las televisiones autonómicas son necesarias para mostrar la imagen de una sociedad con más cercanía al ciudadana, para reconstruir las culturas y las tradiciones y para servir de elemento cohesionador entre coterráneos; eso sí, ninguna de estas premisas debe estar reñida con una gestión económica austera, cabal y solvente.

Aumento de licencias en la TDT

El aumento de licencias en la televisión digital terrestre española no ha supuesto ninguna aportación ni innovación al lenguaje audiovisual. El número de canales que ahora vemos en abierto en nuestros televisores ha aumentado considerablemente en el último lustro, pero todo ha sido una oportunidad perdida para aportar valor y contenido.tdt

Las nuevas frecuencias, en la mayor parte de los casos, únicamente han servido para que los grupos mediáticos viertan en ellas todas las series que tienen en propiedad y ya nunca podrían volver a emitir en sus canales punteros. Estos canales se han convertido en una especie de vertederos en los que depositar contenidos ya cumplidos para intentar sacarle una mínima rentabilidad, ya sea económica o simplemente rentabilidad indirecta a través del prestigio del grupo por tener más canales en funcionamiento.

Las reposiciones, repeticiones y programas en diferido son la tónica imperante. No obstante, también hay canales temáticos cuya aportación a una televisión de calidad es prácticamente inexistente. Algunos están orientados hacia el público masculino, pero llevan su búsqueda del público objetivo hasta el estereotipo más simple; el hombre aparece como amante de los coches, de la mecánica, de la fuerza bruta.

Por otra parte, canales como Divinity están más enfocados a las mujeres, pero también en forma de arquetipo o estereotipo poco elaborado. La decoración de interiores, la pulcritud del hogar, la moda más frívola o los trajes de boda conforman el imaginario femenino de la cadena. A todo ello hay que sumar la importación de programas estadounidenses de muy baja calidad que contaminan aún más el pobre discurso de estas televisiones.
La TDT sí ha cambiado por completa la programación de las televisiones. No hace tantos años era usual ver en las mañanas espacios dirigidos a los niños y series de dibujos animados. Ahora, los programas infantiles han salido de las cadenas clásicas para quedar acotados en las temáticas, como es el caso de Boing, Disney Channel y Clan.

Cultura AV

La cultura audiovisual a la que los medios de comunicación han acostumbrado al grueso de la audiencia española propicia que la calidad de los productos que se emiten sea muy pobre. Por ejemplo, cuando Telecinco opta por poner en antena las obras de Arturo Pérez-Reverte ‘Alatriste’, a los pocos minutos de visualizarla se percibe que la tecnología audiovisual empleada es muy justita, que los decorados dan un poco de lástima, que los planos no aportan nada y que la trama se edulcora.

crematorioEs difícil concebir en España un producto audiovisual que no esté dirigido a toda la familia y que contenga en su guion pretensiones para hacer pensar o reflexionar sobre la especie humana. Las series y telefilms que se emiten son planos, repetitivos y basados en arquetipos más que manidos. Entre los protagonistas suele haber siempre jóvenes atractivos que hagan el producto interesante más por el continente que por el contenido, elementos tales dignos de una limpieza llevada a cabo por una empresa de desatascos en Valencia, puesto que deja hasta un olor rancio en las televisiones de este país.

Que series como ‘Breaking bad’ se emitan en Canal Sur en verano y de madrugada muestran el carácter poco ambicioso de la cultura audiovisual en nuestro país. El espectador español medio, a estas alturas, parece no estar educado de forma audiovisual para soportar en “prime time” series como ‘Juego de tronos’, ‘The Wire’, ‘True detective’, ‘Los Soprano o ‘House of cards’. Las exigencias del discurso narrativo, el mimo de los planos, las tramas cocidas a fuego lento, la complejidad de los personajes o la personalidad de los decorados son a estas alturas demasiadas complejidades para los medios españoles y, por consiguiente, para quienes consumen exclusivamente televisión.

Por fortuna, cada vez hay en nuestro país espectadores más exigentes que se las ingenian para escapar de las televisiones generalistas y ver series, películas y documentos audiovisuales que merecen la pena. No obstante, en la que a la creación de series patrias se refiere, no todo son mediocridades; ahí están series tan respetables como ‘Crematorio’ o ‘Qué fue de Jorge Sanz’, que, dirigida por David Trueba, ha vuelto a emitir un nuevo capítulo este año para movistar+.