¿En tu casa o en la mía? ¡En la que necesite una reforma!

No importa si es grande o pequeña, si está en el centro o en las afueras, la casa es el espacio más importante de nuestras vidas. Consciente o inconscientemente ella es reflejo de quiénes somos. El cuidado que le damos, los pequeños detalles personales, todo se convierte en un mapa del tesoro que nos conecta con nuestra esencia. Puede que pensemos que necesita remodelaciones, pero en lo que hay, estamos también nosotros.

Tal vez por eso nos gustan tanto las revistas y programas de decoración. Porque nos permiten conocer un poco más a sus dueños. Y aunque lo neguemos, todos somos un poco chismosos. Esas vitrinas mediáticas son también fuente inagotable de ideas, que nos permiten descubrir cómo sería el hogar de nuestros sueños.

Particulamente en televisión se vive hace unos años un boom de programación dedicada a las viviendas. Y es un fenómeno mundial, pues nos llegan series de todas partes del planeta. Bricolaje, decoración, construcción y reformas ya no son sólo un segmento de las revistas de la mañana. Ocupan un lugar preferente en los horarios de mayor audiencia.

En esta selección televisiva destacan los programas protagonizados por los gemelos fantásticos del interiorismo, Jonathan y Drew Scott. En La Casa de mis Sueños nos hacen partícipes del proceso de búsqueda, compra y remodelación de una vivienda. Mientras Jonathan se encarga de ubicar los inmuebles y cerrar la negociación, Drew convierte cualquier pocilga en una casa moderna y funcional.

No se ahorran las penurias que cualquier trabajo de remodelación de viviendas implica: paredes que derribar, instalaciones eléctricas defectuosas, atascos de tuberías y todo el sin fin de incidentes que acompaña toda obra.

Una variante de este programa, con los mismos protagonistas es Los gemelos decoran dos veces. Aquí la pareja de hermanos compite por ver quién logra obtener mayores beneficios en la venta de una vivienda que ellos mismos han remodelado. Ya no hay propietarios que convencer de las posibilidades de un inmueble. Guiados por su instinto y conocimiento, los Scott adquieren la casa, la remodelan y la someten a una tasación. El precio de venta y el rendimiento obtenido señalan al ganador.

También en plan competencia, pero sin lazos filiales, llega a las pantallas Tu casa a juicio. El programa canadiense, protagonizado por la diseñadora Jillian Harris y el agente de bines raíces Todd Talbot, muestra un divertido pulso entre los presentadores. Ambos tratan de inclinar la balanza a su favor, cuando presentan sus opciones a una pareja que duda entre vender su vivienda y mudarse, o remodelar la actual y quedarse a vivir en ella. Tanto en la versión original como en la estadounidense, a cargo de Hilary Farr (diseñadora) y David Visentin (agente inmobiliario), los escollos de la remodelación no siempre son salvables. Por lo general el presupuesto, como en la vida misma, se queda corto y hay que renunciar a algunas mejoras. Peso a ello, nos atrevemos a decir que la mayor parte de las veces las diseñadoras ganan la pelea.

Mención aparte merece El Reformacasas, otra serie norteamericana, conducida por Josh Temple. El presentador visita tiendas de bricolaje y aleatoriamente escoge personas que estén comprando artículos de construcción y/o decoración. Les propone encargarse de la reforma de su casa, totalmente gratis y en muy breve tiempo. ¡Cuánto daríamos nosotros por encontrarnos con una propuesta así!

El maestro de obra debe superar también el reto de encontrar a los profesionales adecuados para cumplir con la misión en apenas un fin de semana. ¿Qué más se puede pedir?

Pues aún quedan muchos otros programas, de los que nos ocuparemos en otras entradas. Desde los que se inmiscuyen en las casas de los famosos o visitan viviendas que llaman la atención por su lujo y dimensiones, hasta los que se ocupan de ayudar a quienes están en problemas para salvar su casa.

Y es que el tema de los inmuebles tiene tantas aristas que por los vientos que soplan seguirá en nuestras pantallas por un largo rato.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *